EL VALLE DESHABITADO DE LA LUNA parte 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL VALLE DESHABITADO DE LA LUNA parte 2

Mensaje  Admin el Jue Dic 10, 2009 6:49 am

NOTA: Este fic no me pertenece, solo lo publike aki. Nome pertenece!!! No
Capítulo 2 - Cambios de temperatura
Hiroki Kamijou se llevó las manos a las sienes masajeándolas lentamente. Estaba demasiado tenso, ya no podía aguantarlo. Tenía que relajarse, respirar hondo, sonreír un poco… De lo contrario le saldrían arrugas como le había dicho Miyagi y se vería más viejo de lo que era, lo cual no le parecía agradable.
El día en la escuela había sido muy agotador, pero esa no era la razón de su malhumor. Estaba acostumbrado al ritmo agitado de su trabajo, a los alumnos latosos y a los que le reclamaban más de la cuenta. Aquella mañana había peleado con Nowaki, y eso era lo que lo tenía así de molesto. Como si fuera poco ese tal Takahashi le había hecho recordar cosas que no quería. Ya tenía bastante con lo de Nowaki y ahora más encima se acordaba de Usagi.
Hiroki se levantó y dio un par de vueltas por la oficina. Miyagi todavía no regresaba, todavía tenía tiempo para tratar de poner en orden su cabeza. Los libros de Usagi eran demasiado especiales como para tomarlos tan a la ligera y escribir un ensayo así… No le molestaba que algunos de sus alumnos fueran totalmente inexpertos en la literatura, pero tenían que saber con qué empezar. No cualquier autor podía estar a su altura…
Acomodándose en el sillón, Hiroki dejó caer la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. No sabía qué era peor, si empezar a acordarse de Usagi o si recordar lo ocurrido en la mañana. Hacía muchos años que Usagi había dejado de ocupar su departamento como refugio o de acudir a él para preguntarle por las novelas que escribía. Claro, porque ahora tenía un departamento gigante para él solo y dos editores que lo perseguían todo el día para obligarlo a trabajar. Hiroki Kamijou, simplemente ya no era necesario. Tampoco quería decir que no se vieran más, pero las últimas veces que había visto a Usagi había sido de casualidad en la calle…
Abrió los ojos lentamente. No era que le molestara… De todas formas, si Usagi hubiese continuado haciendo aquellas cosas se habría vuelto incómodo… Ahora el departamento era de él y de Nowaki y a éste último no le agradaba mucho oír del escritor.
- Nowaki… Nowaki… - musitó Hiroki y en seguida golpeó un cojín – Maldición.
No, ¿cómo iba a poder olvidar lo de la mañana? A pesar de que el nuevo departamento estaba mucho más cerca de la escuela, se había despertado más temprano para darse una ducha con mayor calma. El chorro del agua caliente se sentía tan bien en su piel. Por un instante se olvidaba de todas las tensiones y preocupaciones, pero de pronto algo hizo cambiar la temperatura del ambiente, algo que no esperaba realmente. Escuchó un dulce “Hiro-san” y entonces sintió a Nowaki que lo abrazaba por la espalda. No tuvo tiempo de protestar, porque apenas intentó hacerlo, los labios de Nowaki se pegaron a los suyos y sus brazos se rodearon a su pecho con más fuerza. Sinceramente no lo habría esperado, creía que Nowaki estaba durmiendo, pero no, ahí estaba, besándolo apasionadamente y acariciando su cuerpo con aquellas manos grandes y varoniles. El ruido del agua cayendo no alcanzó para ocultar el gemido que dejó escapar cuando Nowaki separó su boca de la suya para bajarla por su cuello. Ahora estaban de frente, lo cual significaba que Nowaki podía percatarse de sus gestos y expresiones.
- Buenos días, Hiro-san… - sonrió Nowaki y lo miró vehementemente - ¿Te despertaste antes para que tuviéramos más tiempo de…?
- ¡¡N-n-ni hablar!! – chilló Hiroki sonrojándose - ¡Quería tomar una ducha con calma! ¡¡No imagines cosas!!
- Bueno, si quieres lo hacemos con calma – susurró Nowaki enredando los dedos en el cabello mojado de Hiroki – Aunque teniéndote así es difícil calmarme…
Hiroki abrió los ojos sorprendido por lo último, pero acabó de sonrojarse por completo cuando se dio cuenta de que Nowaki lo miraba de pies a cabeza de forma muy fogosa. Lo primero que pasó por su mente fue arrojarle lo que tuviera cerca, pero abandonó la idea cuando Nowaki volvió a besarlo mientras le revolvía el cabello con las manos. Cerró los ojos. No, no estaría mal dejarse llevar… Aunque si las cosas seguían llegaría tarde a la escuela. Abrió un poco más los labios y Nowaki introdujo su lengua para rozarla con la suya. Estaba haciendo más calor… No tardó en responderle y entonces cuando Nowaki deslizó una mano por su espalda para apoyarla en su cintura y empujarlo hacia él, pensó que tarde o temprano podría morir sofocado por el calor. Con aquel movimiento, Nowaki había pegado las caderas a las suyas, haciendo que sus masculinidades se juntaran.
Hiroki separó su rostro del de Nowaki, para hundirlo en su hombro, al mismo tiempo que sus dedos se clavaban en su espalda.
- Nowaki… Nowaki… - susurró en su oído, casi desesperado por la pasión que estaba sintiendo.
- Hiro-san…
Nowaki movió más sus caderas contra las de Hiroki, al tanto que con una mano le acariciaba el cabello y con la otra trazaba el recorrido de su espalda a sus muslos.
Hiroki cerró los ojos con fuerza. No, no importaba si llegaba tarde a hacer sus clases, no importaba, lo único que quería era que Nowaki se lo hiciera pronto. El vapor, el ruido del agua, las gotas deslizándose por sus cuerpos que no se despegaban ni un instante… ¿Cómo iba a cambiar eso por la simple puntualidad?
- Nowaki, por favor… - suspiró sin poder mirarlo.
- Hiro-san… - le dijo Nowaki al oído – Aprovechando que estamos haciendo algo distinto, ¿no te gustaría probar algo…?
- ¿Qué cosa? – preguntó Hiroki disimulando la impaciencia.
- ¿No te gustaría hacerme…?
Hiroki se incorporó de un salto y le dio una patada a la silla del escritorio la cual se desplazó por la habitación. ¡Nowaki idiota! Se tenía merecida la lluvia de jabones, esponjas y demás artículos de baño por haberle hecho una pregunta así. Estaba bien, estaba bien, eran novios desde hace tanto tiempo, pero… ¿Cómo se lo preguntaba así de descaradamente? La vergüenza lo inundaba. Se revolvió el cabello con las manos, totalmente irritado por haberlo recordado. Hacerle sexo oral en la ducha… ¿¡Qué demonios!? Se puso rojo de sólo pensarlo… No es que estuviera mal, pero… pero… ¡¿Por qué tenía que ser tan malditamente directo?! Si al menos lo hubiese insinuado de otra forma él no habría…
Hiroki tomó el bolso del escritorio y estuvo a punto de arrojarlo por la ventana. ¡¡Daba igual la forma en que lo hubiera pedido, no lo hubiese hecho!! Sacudió la cabeza de un lado a otro con fuerza, ya había sido demasiado, mejor se iba de una vez a dormir. Que Miyagi terminara el trabajo, no quería pensar en nada más por aquel día.
Suspirando se apresuró a abrir la puerta, y al abrirla y cruzar el umbral, se quedó de piedra al escuchar una risa infinitamente familiar.
- ¡Jajaja! Misaki, la luna es una metáfora. No es la luna real.
- ¡¡Pero si yo no escribí que fuera la luna de verdad!!
Entreabriendo los labios en un gesto de sorpresa, Hiroki contempló cómo el mismísimo Akihiko Usami se reía con ganas y apoyando una mano en la cabeza de Misaki Takahashi, le revolvía el cabello de la misma forma que en un tiempo lejano lo hacía con él. Por alguna extraña razón, lo movió más aquel gesto que la presencia misma de Usagi.
- Akihiko…
Usagi dejó de mirar a Misaki para volverse a Hiroki, quien al ver el ensayo que sostenía el escritor en las manos palideció un poco.
- Aahh, Takahashi… - se apresuró a decir Hiroki quitándole el
ensayo a Usagi – Lo siento, lo pensé y voy a leerlo de nuevo, ¿te parece?
El rostro de Misaki se iluminó con una sonrisa y le agradeció repetidas veces a Hiroki, pero entonces ambos miraron a Usagi que tomaba el ensayo y decía que quería leerlo.
- ¡No! – exclamaron al unísono Misaki y Hiroki, y al darse cuenta se miraron confundidos.
- ¿No qué? – preguntó Usagi mirándolos con sus ojos violetas.
Misaki se rió y quitándole el ensayo le dijo a Usagi que mejor fueran a tomar café o algo para distraerse, que luego habría tiempo de conversar sobre el ensayo. Usagi lo miró poco convencido y estuvo a punto de arrebatarle el ensayo, pero Misaki volvió a insistir.
- ¡Vamos a tomar algo! – exclamó – Tú y Kamijou-sensei son amigos, ¿cierto? ¡Seguro que van a tener mucho que conversar!
- La verdad es que ya me iba… - musitó Hiroki despacio.
- Aaah… no, tengo ganas de un café, así que vamos – dijo Usagi sonriendo – Además hace tiempo que no te veía Hiroki, ¿acaso te mudaste?
Hiroki vio como Misaki le hacía señas para que distrajera a Usagi y así podría esconder el ensayo lejos de sus manos. Se dio prisa para responderle a Usagi y luego de un rato acabó por ceder a la invitación que le hacía. Suspiró aliviado cuando vio que Misaki sonreía y se adelantaba un poco. Si Usagi hubiese leído el ensayo habría sido molesto… Si lo pensaba objetivamente las críticas que le había hecho a aquel alumno, habían sido porque le importaba mucho aquella novela y cualquiera que las leyera podía darse cuenta de eso. No quería que Usagi las leyera, resultaría innecesariamente comprometedor. Además por lo que veía aquel muchacho parecía ser importante para él, de saber que le había puesto una calificación tan mala quizás se molestaría.
No tardaron mucho en llegar a la cafetería. Usagi había ordenado un café y Misaki una tarta de fresas, mientras que él se limitó a pedir un té. La verdad es que estaba cansado y prefería no tomar nada que lo despertara, sería mejor llegar al departamento listo pasa una sola cosa: dormir.
A pesar de sus deseos, no podía evitar pensar más de la cuenta. ¿Cuál sería la relación entre Usagi y su alumno? ¿Y por qué demonios le importaba tanto saberlo?
- Ya regreso, permiso – dijo Misaki de pronto y levantándose se dirigió al baño.
Hiroki suspiró. Ahora estaba solo con Usagi, podría reclamarle un par de cosas, y de paso pedirle que le devolviera el libro que le había prestado hace tiempo.
- Oye, ¿y estás viviendo con alguien? – preguntó Usagi como si nada.
- ¿Y a ti que te importa? – exclamó Hiroki sintiendo que se sonrojaba.
- Las últimas veces que te he visto andas siempre con un chico alto… - dijo Usagi tranquilamente.
Mientras hacía fuertes intentos por no atragantarse, Hiroki pensó para sí que realmente tenía ganas de matar a Akihiko Usami. De todas formas, por tratar de salvar su orgullo, Hiroki no se dio cuenta de que al otro lado de la ventana, en la transitada acera, un joven alto se acababa de detener para mirarlo casi pasmado, ése joven era Nowaki.
continuara...

Comenten bounce

Admin
Admin

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/12/2009
Edad : 25
Localización : Nicaragua

Ver perfil de usuario http://junjoukawaii.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

donde

Mensaje  misaki el Vie Jun 24, 2011 11:24 pm

lol! donde esta la primera parde de el valle dehabitado de la luna study Mad

misaki
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.