El deseo de Haruhiko V

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El deseo de Haruhiko V

Mensaje  Admin el Jue Dic 10, 2009 8:13 am

NOTA: ESTE FIC NO ME PERTENC, SOLO LO PUBLIKE AKI. NO ME PERTENECE!!!

Usami llegó a casa agotado, entró llamando a gritos a Misaki, pero no obtuvo contestación; se sentó en el sofá y encendiendo un cigarrillo reflexionó sobre lo que estaba pasando.
Había recorrido la ciudad como un loco pensando que lo estaba evitando, pero ciertamente, excepto el extraño comportamiento de estos días atrás no tenía motivos graves para pensar algo semejante a no ser que le añadiera lo ocurrido hoy, era muy tarde, la noche había llegado y él no estaba de vuelta en casa.
Todos esos pensamientos, por desgracia, confirmaban todas sus sospechas ¿Dónde acudiría Misaki, sino desease volver? Su hermano era la respuesta más obvia, pero aun no se había instalado en Tokio; Sumi Keiichi era la otra posibilidad, pero era evidente que no sabía nada; la sorpresa a su pregunta y posterior puñetazo lo dejaban claro.
Al ir agotando las personas a las que acudiría en busca de ayuda, un razonamiento se abría paso en su mente con fuerza, no quería verlo, pero las otras salidas se estaban cerrando, era más que evidente que quizás todo fuese mucho peor que un simple enfado, le había ocurrido algo grave. Esa certeza se fue abriendo pasó y vino a confirmar el presentimiento que le mantuvo inquieto todo el día. Pero… ¿Dónde buscarlo ahora? Llamar a Takahiro no era una opción, llamar a la policía sin más pruebas que su intuición era una locura… solo le quedaba un recurso, no quería usarlo, pero por Misaki el sería capaz de todo; sin pensarlo más fue hacía el teléfono, tendría que llamar a su hermano Haruhiko…
La luz de un nuevo día comenzaba a entrar por la ventana del salon aprobando, con su aparición, la decisión de Usami.
El dolor atravesó el cuerpo de Misaki como un rayo, su mente se refugiaba en la bendición de la inconsciencia cada vez más a menudo, intentando huir del dolor y la vergüenza a la que estaba siendo sometido. Mientras en su mente se iba abriendo paso la consciencia antes de abrir sus ojos, sintió en su espalda la respiración pausada, alguien dormía a su lado, por un momento su esperanza amenazo con desbordarse como un torrente ¡Usagi! ¿estaba durmiendo con Usagi? Todo había sido una maldita pesadilla y los brazos que sentía alrededor de su cintura eran los de su amado.
Una parte de él, la que todavía estaba atada a la realidad, le decía que despertase, que no fuese a ese mundo agradable que entreveía como un sueño, pero el ya no podía más; el golpe en la mejilla palpitaba, el dolor recorría su espalda como si de impulsos eléctricos se tratase, dividiendo su espalda en dos mitades, Misaki no podía más, quería volver allí, a los brazos de Usagi, donde el amor era una cálida envoltura protectora.
En sus labios empezó a formarse la primera silaba con el nombre de su novio; sí, eso es, eran los brazos y el aliento de Usagi, solo tenía que olvidarse de todo, no sentiría más dolor, no habría más vergüenza, ni rabia…
Mientras su mente volaba hacia el refugio que deseaba, una pequeña luz se filtro en la oscuridad, llamándolo, pidiéndole que volviese, que despertase, “No te cederé a nadie” … “No te dejaré ir a ningún lado” … el recordar esas palabras le golpeo con fuerza, obligándolo a volver a la realidad, pero era tan difícil, ese mundo de ensueño era tan tentador, “No te cederé a nadie” … “No te dejaré ir a ningún lado”… el recuerdo volvía despejando la neblina, despertándolo, igual que el príncipe despertó a la bella durmiente.
Misaki volvió a ser el mismo chico fuerte que era; mirando de reojo confirmó la sospecha de que en realidad era Haruhiko quien dormía a su lado, abrazado a él como si de una almohada se tratase; intento moverse un poco para comprobar tanto si su cuerpo respondia, como si el sueño de Haruhiko era lo suficientemente profundo; recordaba vagamente no haber oído la llave en la puerta cuando él entró antes de… y aunque no las tenía todas consigo quería comprobarlo.
Con cuidado se levanto de la cama, soltándose con delicadeza de los brazos de su secuestrador y torturador, estaba desnudo, pero ni siquiera se lo planteo, ya tenía bastante con mantenerse en pie y conservar la mínima esperanza de que esa puerta estuviese abierta, le daba igual si daba directamente al comercio mas atestado de Tokio, solo quería salir de allí. Sus piernas temblorosas resistieron, mientras una mueca de dolor se dibujaba en su cara con cada paso, después de lo que le pareció un tiempo interminable, llegó a la puerta y cerrando los ojos con fuerza movió el pestillo, al comprobar que estaba abierta a punto estuvo de soltar un grito de júbilo que no llego a salir de su garganta, con cuidado y sigilo, salió a lo que era un pasillo de una casa tradicional, cerrando tras de sí la puerta del infierno.
Su cabeza se movió nerviosa a izquierda y derecha buscando la salida, entonces sus ojos divisaron una mesa pegada a la esquina de la pared, sobre la cual estaba un teléfono, se acerco a él despacio, apoyándose en la pared, no podía ponerse derecho ni aunque le fuese en ello la vida; qué tontería ¡le iba la vida en ello!, a fin de cuentas no sabía que le podía hacer Haruhiko si lo pillaba en esos momentos. Por fin llegó al teléfono y marco con nerviosismo el nombre de Usagi, el teléfono daba tono de llamada, con cada tono el nerviosismo de Misaki crecía, ¿por qué no contesta? Por favor…. Usagi…. El característico sonido de alguien contestando al otro lado hizo que su corazón diese un vuelco, una voz femenina contesto al otro lado:
_ ¿Diga?
_ Usagi, quiero hablar con Usagi _ dijo en un susurro y con voz ronca Misaki.
_ ¿Quién es? ¿con quién hablo?
De repente se oye un revuelo y escucha la voz de Usagi
_ Misaki, ¿eres tú? ¿ Misaki?
_ Usagi… por favor… tu hermano… _ le dolía la garganta, su voz entrecortada por los sollozos, no conseguía terminar lo que quería decir, se desesperaba por momentos.
_ Ayúdame… por favor… no puedo más… tu hermano…
Un escalofrío recorrió su espalda, al darse cuenta en medio de su alegría que alguien estaba detrás, observándolo. El teléfono fue silenciado. No tuvo necesidad de ver quién había sido, sus ojos comenzaron a oscurecerse, su mente perdida de golpe la pequeña esperanza que acaba de vivir se derrumbo por completo, como un castillo de naipes y se refugió en ese lugar cálido y tentador, los momentos vividos con Usagi, eso nadie podría arrebatarselo, su cuerpo cedió al mismo tiempo que su mente y acabo en los brazos de Haruhiko, que lo llevó de nuevo a la habitación en absoluto silencio.
Usagi se dirigía hacia el teléfono con la intención de llamar a su hermano cuando el sonido de unas llaves se oyeron en la puerta, su rumbo giró en cuestión de segundos, no corría, volaba hacia esa puerta, su cara pasó de la esperanza a la desesperación cuando se encontró con la cara de Aikawa
_ Aikawa… _ su voz no disimulo en absoluto el desagrado que le provoco que la persona al otro lado de la puerta no fuese Misaki _ ¿Que estás haciendo aquí?
_ Sensei¡, se le ha olvidado que hoy vendría a recoger su manuscrito, si no está terminado suba a su…
_ ¡Callate! ahora tengo cosas más importantes que hacer.
_ Que puede ser más _ la mirada de furia de Usami, interrumpió la charla de Aikawa bruscamente.
Miró extrañada a Usami, que sentado en el sofá, sujetaba con desesperación su cabeza, supuso que su estado de ánimo tenía algo que ver con Misaki, quizás este se había enfadado con Usami y por eso estaba de tan mal humor.
En ese momento sonó el teléfono, Usami se levanto como impulsado por un resorte, pero debido a la costumbre y a que se encontraba al lado Aikawa contesto:
_ ¿Diga?
_ Usagi, quiero hablar con Usagi
_ ¿Quién es? ¿con quién hablo?
En ese momento Usagi le arrebata el teléfono de las manos y grita al auricular desesperado
_ Misaki, ¿eres tú? ¿Misaki?
_ Usagi… por favor… tu… hermano…
_ ¿Donde estas? Misaki dime don…
_ Ayúdame… por favor… no puedo más… hermano
_ Misaki, ¡dime que te ocurre! ¿Por qué lloras?, que hermano… Takahiro, estas con Takahiro…
El teléfono dio señal de llamada cortada; la mano que sujetaba el teléfono temblaba
_ ¿Qué está ocurriendo? ¿sensei?
Usami giro su cabeza hacia ella, y con la voz rota le dijo:
_ Misaki ha desaparecido.

Admin
Admin

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/12/2009
Edad : 25
Localización : Nicaragua

Ver perfil de usuario http://junjoukawaii.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.