El deseo de Haruhiko VI

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El deseo de Haruhiko VI

Mensaje  Admin el Jue Dic 10, 2009 8:11 am

NOTA: ESTE FIC NO ME PERTENECE, SOLO LO PUBLIKE AKI. NO ME PERTENECE!!!

Aikawa quedo paralizada por un momento, en su cara estaba dibujada la sorpresa y la incomprensión.
_ ¿Discutieron? No entiendo, ¿Desaparecido? Acaba de hablar por teléfono, ¿está en casa de su hermano? _ las preguntas salieron de su boca con rapidez, la palidez del rostro de Usami le decía que no era una broma, algo serio estaba pasando con Misaki.
_ No discutimos; desde la rueda de prensa tiene una actitud un poco extraña, quería preguntarle, pero me evitaba, pensé que estaría enfadado, ayer le busque todo el día… no fue a la universidad, y ahora esta llamada, no pude entender que me decía, hablaba de su hermano… ¡no pude entenderlo! Estaba llorando… Dios… no se que más hacer…
Aikawa no dijo nada, fue hacia el teléfono y realizó unas cuantas llamadas, mientras Usami escuchaba la voz de Misaki una y otra vez en su cabeza.

“Tengo frio” Misaki volvía poco a poco a abrir los ojos “me siento extraño, tengo algo en las manos”
_ Usagi… suéltame las manos, la cena…. _ Misaki semiconsciente todavía no se daba cuenta de su situación actual.
Haruhiko al oírlo murmurar se acerco a él, y sin miramientos le levanto la cabeza agarrándolo por el pelo, le miro de cerca a los ojos, que semicerrados miraban al vacio.
_ ¡Misaki, despierta, vamos! _ le golpeaba la cara suavemente con la palma de la mano para que se despertase.
La voz de Haruhiko fue como una advertencia instintiva para Misaki, que abrió los ojos de golpe y se encontró cara a cara con Haruhiko.
_ Dime pequeño, ¿a quien llamaste? ¿A la casa de Akihito? Lamento decirte que no conoce la existencia de esta casa, se puede pasar la vida buscándote. _ comentó mientras una sádica sonrisa se fue abriendo camino en el rostro de Haruhiko.
_ Esperó que después de oír la verdad te relajes y me dejes que te demuestre lo mucho que te amo.
_ ¿Me amas? Tratas así a las personas que amas_ Misaki temblaba de frio y de miedo, el brillo en los ojos del hombre no mostraba nada bueno y el tenía sus manos esposadas, y estas sujetas a la pared, su cuerpo sentado sobre la cama desnudo destacando contra la oscuridad de la pared.
_ Si te amo. Pero tú no haces más que rechazarme? Lo siento pero siempre consigo lo que deseo y en estos momentos es Misaki lo que quiero, se que terminaras diciendo que me quieres, no tienes a nadie más a quien recurrir aquí.
_ Lo que dices es absurdo_ las palabras le salían entre temblores, no se encontraba bien, tenía mucho frio.
_ No soy persona de muchas palabras y tengo que castigarte, que te parece si comienzo, espero que lo disfrutes tanto como yo.
Haruhiko puso una rodilla sobre la cama y apoyando sus manos en ella acerco sus labios a los de Misaki, el beso fue tierno, suave, primero los labios, mordisqueados con delicadeza, para atraparlos después con los suyos e introducir su lengua que acariciaba la de Misaki con cariño, el beso termino tan lentamente como había empezado, como si la boca de Haruhiko no quedase saciada todavía.
_ Esta es toda la ternura que vas recibir de mi hoy Misaki_ mientras le decía esto su mano acariciaba suavemente la mejilla todavía amoratada del golpe que él mismo le había dado.
Haruhiko se echo hacia atrás y recogiendo algo de la mesa se lo mostro a Misaki.
_ ¿Sabes lo que es esto? Te lo explicare con gusto. Esto se introduce por el ano y este otro es el mando que está en mi poder, además te he colocado un anillo en tu pene que te impedirá correrte hasta que yo lo quiera, ¿crees que será divertido?
Misaki miraba el aparato que le mostraba Haruhiko, tenia forma de huevo y de él salía un largo hilo, en su otra mano lo que parecía ser el mando. Con dificultad miro hacia abajo y comprobó que lo del anillo era cierto, un chisme de cuero con dos aros le rodeaban el pene. Los temblores involuntarios empezaron de nuevo, lo que fue interpretado por Haruhiko como deseo.
“No me encuentro bien, no sé que me va hacer ahora, no tengo fuerzas, Usagi por favor, Sálvame”
Ese era el único pensamiento que pasaba por su mente, que repetía sin cesar como una oración.
Haruhiko lo agarró por las piernas y obligándole a abrirlas le introdujo el vibrador con rapidez, Misaki no tenía fuerzas, ni voz para gritar, solo su cuerpo respondió al dolor con un movimiento brusco _ Lo disfrutaras en un momento _ fue todo el comentario que salió de la boca de Haruhiko. Al mismo tiempo tomaba el miembro de Misaki con una mano y empezaba a masajearlo, con la otra descolgó las esposas de la pared y lo inclino sobre la cama, todavía con la espalda pegada a la pared.
Su cuerpo empezaba a sentirse caliente, su piel ardía, ¿estaría reaccionando a las manos de Haruhiko?

Aikawa había llamado a un detective que trabaja en ocasiones para la editorial buscando algunos escritores que tenían tendencia a irse de viaje y dejar sus trabajos a medio terminar. Quedó con él en una cafetería cercana a la casa de Usami y le estaba entregando una fotografía de Misaki.
_ La última vez que lo vio fue ayer a la mañana cuando salía para la universidad, parece ser que tenían algún problema, y que le estaba evitando, deberías mirar primero en la casa de su hermano Takahiro en Osaka y también esta Sumi Keiichi su amigo y sempai en la universidad. Eso es todo, encuéntralo para ya mismo.
El detective la miro, asintió con la cabeza, se termino su café y salió de la cafetería sin decir una palabra.
Aikawa se fue a la casa de Usami, lo mejor sería ponerlo a trabajar para que se olvidase un poco del problema. Entro con su llave y Usami la estaba esperando de pie, la desilusión que se pinto en su cara era tan evidente, que incluso el corazón de Aikawa dio un vuelco. El hombre frio y desconsiderado estaba totalmente roto, no era el mismo. Reconsideró su idea del trabajo, era evidente que no estaba en condiciones.
_ Tengo hambre sensei, que le parece si pido algo al restaurante de aquí al lado, desea algo en especial.
_ No tengo hambre. ¿Que te dijo el detective?
_ Dejalo trabajar, acabo de encargarle el trabajo, verás como al final todo es una tontería y esta escondido en la casa de un amigo.
_ No. Sé que pasa algo…
_ Basta, no puedes ponerte en lo peor. Hay que ser positivos. _ Aikawa se dio la vuelta y llamó por teléfono a un restaurante, era casi la hora de comer y Usami tenía pinta de no haber comido desde ayer. Hizo el pedido con rapidez, preparo un poco de té y le puso una taza humeante delante de él.
_ Bien ahora cuéntame con cuidado a que te referías con eso de que estaba raro.
_ Fu después del día de la rueda de prensa, le dije que llegaría tarde, pero aun así creí llegar para la cena, gracias a ti no pude hacer tal cosa, cuando llegue la cena estaba en la cocina y él ya estaba durmiendo en su habitación. Al día siguiente se levanto muy temprano, no me espero para desayunar y salió para la universidad, durante el día se encerraba a estudiar y cuando intentaba hablar con él, me respondía con evasivas.
_ El día de la rueda de prensa… me recuerda algo… yo venía a preguntarte una cosa de paso que recogía el manuscrito, pero no creo que sea buen momento ahora
_ Si es sobre trabajo, periodistas, tv o lo que sea olvídalo, no iré a ningún sitio mientras él no esté a mi lado.
_ Ahí no _respondió Aikawa quitándole importancia haciendo un gesto con la mano_ tu hermano estaba hablando con Isaka en la editorial esa tarde y le comento que pasaría a visitarte este tarde para dejar algo que enviaba tu padre.
Al principio Usami estaba haciendo oídos sordos a lo que comenta Aikawa, intentaba encontrar algún motivo de todo lo ocurrido, pero por más que pensaba el comportamiento de Misaki no iba para nada con su carácter.
De repente como un eco lejano le llegaron a su mente las partes más importantes de la frase “hermano, Visita” “Misaki estaba solo en casa” entonces recordó cómo se acero Haruhiko a Misaki en aquella fiesta, como se acerco a él. ¡“Maldita sea! No puede ser, no se atrevería ¡LE MATARE!
Usami corrió hacia el teléfono y llamo a la oficina de su hermano, le respondió el secretario y le comunico que su hermano se había tomado unos días libres y que no se encontraba localizable. Usami cogió las llaves del coche y salió del apartamento dejando a Aikawa con la boca abierta gritando su nombre.

Misaki estaba sintiendo los efectos del vibrador y de las manos expertas de Haruhiko sobre su piel, se sentía caliente y empezó a respirar con dificultad, Haruhiko sonreía al sentir su piel caliente bajo sus manos que le acariciaban todo el cuerpo sin dejar un centímetro sin explorar. El anillo que le había colocado Haruhiko le impedía eyacular, y su cuerpo ardía, se estaba quemando
_ Por favor, quiero correrme, por favor, no me encuentro bien, no puedo más_ Los jadeos de Misaki y su voz suplicante excitaron a Haruhiko que poniéndolo boca arriba lo beso con deseo, susurrando el nombre de Misaki con voz ardiente, ese deseo que le obliga a destrozarlo y amarlo al mismo tiempo solo él podía saciarlo, nunca había sentido una piel como la suya entre sus manos, las yemas de sus dedos cosquilleaban con solo acercarse a ella, su boca bajo hambrienta hacia los pezones que fueron besados y mordisqueados, quería que la marca de sus labios no desapareciese jamás de su cuerpo, que no le olvidase.
_ Misaki… te deseo tanto… Misaki…_ su boca se paseaba sin terminar de llenar esa sed de él, sujetándole las piernas por las rodillas, le obligo a abrirlas su boca se acerco a su miembro erecto que palpitaba con la necesidad de eyacular, primero acerco su lengua con cuidado y entonces se lo introdujo en la boca con pasión, sus dedos se introducen al mismo tiempo en el ano quitándole el vibrador lo que arranca un gemido de la boca de Misaki que le suplica cada vez con más fuerza que lo libere, su boca se separa de la erección vibrante con reticencias y sujetándolo por las caderas lo penetra con pasión desatada, los jadeos de Haruhiko no llegan ya a los oídos de Misaki que está a punto de sufrir un colapso, entonces es liberado del anillo, eyaculando al mismo tiempo que Haruhiko, este cae rendido a su lado
_ Te amo Misaki… te amo tanto… que me has llevado a la locura
Pero Misaki no puedo oírlo, sus ojos vidriosos por la fiebre que está sufriendo le han llevado a la inconsciencia.
Haruhiko le acerca su mano a la mejilla y le voltea la cara hacia la suya para besarlo, entonces se da cuenta de que los ojos de Misaki no le están mirando, su mano va con rapidez hacia su frente y descubre horrorizado que está ardiendo de fiebre, el calor que él sentía en sus manos creyendo deseo estaba destruyendo a Misaki con rapidez, aterrorizado lo toma en sus brazos y lo llama con fuerza, Misaki como un muñeco roto no responde.
Haruhiko se levanta de la cama con él en brazos y lo lleva a la bañera con rapidez sumergiéndolo en agua fría.
_ Dios mío, que te he hecho, por favor respóndeme, no me dejes Misaki, abre tus ojos, mírame_ en el rostro de Misaki corren las lagrimas, pero esta vez no son las suyas, esta vez son las lagrimas de Haruhiko las que empapan sus mejillas.

Admin
Admin

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/12/2009
Edad : 25
Localización : Nicaragua

Ver perfil de usuario http://junjoukawaii.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.