Un misogino y un medico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un misogino y un medico

Mensaje  Admin el Jue Dic 10, 2009 7:54 am

NOTA: ESTE FIC NO M PRTNC, SOLO LO PUBLIKE AKI. NO ME PERTENC!!!

Mientras en la ciudad Misaki y Usami redescubrían su amor, Haruhiko seguía en el campo, encerrado en su despacho.
Su secretario lo había llamado varias veces para que volviese al trabajo y al final termino por tirar el teléfono contra una pared, no quería oír a nadie, Misaki no estaba y él lo había estropeado todo al no conquistarlo como es debido, por una vez en su vida dejo escapar a sus deseos del control férreo al que los sometía y lo había estropeado todo.
Salió de su despacho hacia la cocina para prepararse un te cuando llamaron a la puerta, en el otro lado se encontró con el médico que atendió a Misaki, Hajime Serizawa, su cara puso una mueca extraña al verlo, pero su estomago dio un vuelco extraño, no le gustaba nada tenerlo delante, ese hombre le hacía perder los nervios, esos ojos castaños que se oscurecían de disgusto cuando lo miraban.
_ ¿Pase, me iba preparar un té, le apetece uno? _ Haruhiko se sorprendió a sí mismo al darse cuenta de las palabras que salían de su boca, en realidad quería gritarle que se fuera, su paciente no estaba allí.
_ Gracias pero visitare a Misaki…
_ No está aquí
_ ¿Cómo?
_ Lo ha recordado todo, y mi hermano se lo ha llevado a su casa… ahora ya…
Serizawa lo miró su rostro estaba pálido, acerco su mano a la frente de Haruhiko, era tan alto que tuvo que estirar su brazo por completo, tenía fiebre, era evidente que no estaba bien.
La mano del médico tomo a Haruhiko por sorpresa, su tacto era suave, como una ligera caricia que le erizó el pelo de la nuca, el contacto fue rápido pero lo dejo completamente trastornado, se quedo inmóvil sin oír lo que le preguntaba.
_ ¿Qué? ¿Cómo?,
_ Tiene fiebre, puede estar relacionado con los golpes del otro día, ¿le duele algo?
_ Ya le dije que no...
_ ¡A callar! Necesito hacerle unas pruebas, venga conmigo a la clínica.
Diciendo eso se aparto a un lado, indicándole el camino hacia la salida, Haruhiko lo miro durante un momento entre sorprendido y furioso, le estaba dando órdenes en su propia casa pero ¿quién se creía que era ese medicucho de pueblo?
Mientras pensaba furioso en todo esto sin darse cuenta le estaba obedeciendo como un niño pequeño obedece a su padre, le siguió hasta su coche y sin darse cuenta ya estaba dentro. Quizás tenía razón y le pasaba algo, esto no era normal.
En la consulta descubrieron que tenía una costilla rota. Serizawa le dio las explicaciones pertinentes y empezó a vendarle el pecho, al estar tan cerca todo el cuerpo de Haruhiko sintió su cercanía de un modo consciente, sus manos rozándole la piel, ese aroma entre flores y medicamentos que emanaba de él le ponía la piel de gallina, se inclino sobre su hombro para pasar las vendas por detrás, estaba demasiado cerca.
No podía aguantarlo más, él no esperaba por nada, cuando quería algo lo tomaba y en estos momentos quería a ese médico en sus brazos gimiendo de placer, lo agarro por la cintura con un brazo mientras el otro sujetaba su cuello atrayendo su rostro hacia el suyo, el beso demostraba el deseo irrefrenable que lo guiaba en ese momento.
Serizawa intento apartarlo son sus manos, pero a pesar de estar sentado Haruhiko tenía mucha más fuerza y el brazo que tenía alrededor de su cintura no aflojaba lo más mínimo, entonces sintió como la lengua traspasaba el límite de sus labios y jugueteaba con la suya, era muy bueno besando, sus brazos dejaron de hacer fuerza por un momento lo que aprovecho Haruhiko para atraerlo más hacía él, la mano que lo sujetaba empezó acariciar su espalda con dedos expertos, un gemido se escapo de su boca, al oírlo Haruhiko un brillo ilumino sus ojos como un rayo, llevo su mano a la parte delantera de sus pantalones y desabrochándoselos los dejo caer al suelo, se levanto despacio de la camilla pero sin soltarlo lo tumbo a él en ella, le sujeto las manos con su propia corbata a la espalda y sin decir una sola palabra empezó a mordisquear su cuello para ir bajando hacia sus tetillas que en contra de su voluntad se erguían excitados por las caricias de aquel salvaje.
No podía gritar, le avergonzaba que su personal lo viese en semejante situación, era un hombre adulto y se había dejado engañar de esa manera, las manos de Haruhiko no le daban opción a pensar en algo, su cuerpo lo traicionaba bajo esas caricias, su piel ardía de deseo en esos momentos luchando contra su mente que se negaba a entregarse de esa manera.
La boca de Haruhiko abandono su pecho para bajar por su vientre y tomando el pene de Serizawa entre sus manos succionarlo con fuerza, mientras su lengua jugueteaba con la punta, no podía más si seguía haciendo eso iba a correrse ya. El placer que sentía se escapaba por su boca, tenía miedo de que lo oyese la enfermera que estaba en la otra sala, apretaba sus labios con fuerza, pero al sentir los dedos penetrando por su orificio, no pudo reprimir un grito ahogado, mientras Haruhiko seguía saboreando su pene y empezaba a mover sus dedos dentro de él, no podía aguantar más.
_ Ahhhh para voy a correrme, para.
Haruhiko levanto la cabeza y le miro dejándolo terminar con ayuda de su mano, con sus dedos manchados de semen lubrico el ano de Serizawa, al que había dado la vuelta, sus piernas colgaban de la camilla y medio cuerpo tumbado boca abajo, mientras sus manos seguían atadas a la espalda, entonces Haruhiko agarro un rollo de vendas que tenía a mano y se lo metió en la boca, para justo después separarle las nalgas y penetrarlo, el grito de dolor quedo ahogado en su boca, al mismo tiempo que las lagrimas rompían la barrera de sus pestañas deslizándose sin control por sus mejillas hacia sus labios. Entonces el comenzó a moverse despacio, con calma y el dolor dio paso al placer con rapidez, la mano de Haruhiko acariciaba su espalda al compas de sus movimientos, nunca antes había sentido algo semejante, pero no pensaba confesarlo jamás.
Haruhiko empezó a moverse más deprisa al no poder contenerse más, bajo su mano hacia el pene de Serizawa y comenzó a masajearlo al ritmo de sus movimientos, lo que provoco que los dos se corriesen al mismo tiempo.
El cuerpo agotado de Haruhiko se dejo caer sobre la espalda de Serizawa, este pensó que había llegado a su límite si tenía en cuenta su costilla rota. Haruhiko se separo de su espalda con despacio, la lentitud era evidente, pasado el momento de pasión su costilla tenía que dolerle mucho, le desato las manos y le retiro el rollo de vendas de la boca; en cuanto sus manos estuvieron libres le dio una sonora bofetada, pero al mirarlo a los ojos su mano continuo en el aire, sus mirada era triste, desesperada, le llamaba a gritos, se quedo mudo de la impresión y no pudo decirle nada, todos los insultos que había pensado quedaron atrapados en sus garganta, de repente Haruhiko empezó a tambalearse y cayó al suelo desmayado.
Serizawa se vistió con rapidez y después de vestir a Haruhiko llamo a la enfermera, entre los dos lo vendaron de nuevo y le prepararon una habitación en la clínica.
Haruhiko se despertó al día siguiente en una habitación desconocida, mientras iba recordando lo que había ocurrido, se dio cuenta de que otra vez había perdido el control, pero esta vez no había sentido lo mismo que cuando poseyó a Misaki, esta vez quería que el otro disfrutase tanto como él, tenía que ser suyo, sus cuerpos se adaptaron el uno al otro como si hubiesen sido hechos a medida. Tenía que levantarse y buscarlo, intento salir de la cama a pesar del dolor cuando entro una enfermera.
_ ¿A dónde se cree que va?
_ Quiero hablar con el doctor Serizawa
_ Eso va ser imposible…
_ ¿Cómo?
_ El doctor se marcho hoy a Tokio, ayer era su ultimo día de consulta en el pueblo, volvió al hospital en que el trabajo…
_ No era un doctor de esta clínica
_ Ohh no, solo estaba sustituyendo al Doctor Takeru que es su tío.
Haruhiko se dejo caer en la cama, no tenía fuerzas, cada una de las palabras de la enfermera eran como una mano que apretaba su corazón sacándole la energía. Otra vez había perdido a la persona que deseaba a su lado, pero la desesperación que sintió con Misaki no se acercaba para nada al dolor que corroía sus entrañas en ese momento, no entendía lo que le pasaba, solo sentía que tenía que encontrarlo como fuese.
FIN.

Admin
Admin

Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 10/12/2009
Edad : 25
Localización : Nicaragua

Ver perfil de usuario http://junjoukawaii.fororama.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.